nunca te rindas :)

nunca te rindas :)

jueves, 17 de febrero de 2011

Y otra vez lo mismo

Qué pena me da tener que escribir esto otra vez. Pena de mí misma y vergüenza, mucha vergüenza.
He bajado a comer algo: un yogurt y una fruta. Mi madre andaba por la cocina y yo estaba contenta, porque estaba comiendo bien.
El desastre apareció cuando mi madre se fue... Vi la nutella. ¡No pude evitar tomarme un bocadillo lleno de nutella!
Me maldigo a mí misma, mi gordura, mi mente de obesa, mi cuerpo, mi inexistente autocontrol, mi mente, mi debilidad, mi TODO.
¡ME ODIO! ¡PIENSO EN MÍ Y ME DAN NÁUSEAS!
Me miro al espejo y veo ese bulto horrible en el reflejo: ¡¡¡ASCO ASCO ASCO!!!
Me siento como FATAL. Pocas veces me he sentido tan mal en toda mi vida.
NO PUEDO SOPORTARLO

4 comentarios:

  1. Dios santo... no me hables de nutella... de verdad... ES DE LO PEOR!
    yo también la odio, la odio!! es la culpable de muchos de mis atracones... :S
    hay una variante, la nocilla, que acabé vomitandola un día, pero no porque me hubiese purgado, sino por el empacho natural que tenía de haber comido tanto :S
    ¿Te doy un consejo para que dejes de comer? La próxima vez que quieras comer algo hazlo DESNUDA FRENTE A UN ESPEJO, a ver cuantos bocados duras ^^ a mí no me funciona en el momento... porque sigo comiendo igualmente :( pero para la próxima vez siempre me lo pienso fríamente... :S

    ResponderEliminar
  2. Sí, es que ya sea la nutella, nocilla, etc, son casi mi única tentación! =( Y yo de tonta no me autocontrolo...
    Gracias por tu consejo! No dudes que lo tendré en cuenta!
    gracias gracias!!
    Un besito princesa, no sabes el apoyo que me da un simple comentario =D

    ResponderEliminar
  3. que una tentación no te baje el ánimo, fuerza tu puedes lograr lo que quieras, solo perseverancia y que haya sido el último bocadillo ;)

    ResponderEliminar

Para mí, tu opinión es muy importante... ¿Me permites conocerla? :D

Datos personales

Mi foto
Tengo 21 años. Nadie que me conoce realmente sabe cuál es mi sueño ni que lucho día a día en una guerra contra mi cuerpo.