nunca te rindas :)

nunca te rindas :)

jueves, 28 de marzo de 2013

Al día sobre mi vida

Durante todo este tiempo que he estado ausente, mi vida ha dado un vuelco "amoroso" por decirlo de alguna manera.
Al empezar mi segundo curso en la uni, conocí a un novato del colegio mayor que estudia mi misma ingeniería. Lo llamaré Vi. Desde el primer día que lo conocí me fijé en él, lo bueno que era, lo bien que me trataba y la alegría que desprendía. Un chico guapísimo, alto, delgado, muy listo, y lo mejor: que vive sin complicaciones. Al segundo día ya me encantaba, pero me parecía normal: "y a quién no le va a gustar una persona así?" pensaba yo. 

El caso es que cada vez empecé a pasar más tiempo con él y a hablar más. Cada día en clases esperaba ilusionada un mensaje suyo, cualquier tontería de él me ponía contenta.
Ya no sabía qué sentía por él, estaba muy confundida. Lo único seguro es que prefería mil veces pasar el rato, en verdad TODO el rato, con él que con cualquier otra persona en el mundo, sentía por él un cariño enormeeeee :)
Y el 6 de octubre pasó lo que tenía que pasar: un día hablando chorradas muy cerquita, pues... nos dimos nuestro primer beso, un beso que empezó siendo tímido pero empezó a ganar cada vez más y más intensidad, cada vez más pasión hasta que ya no me pude aguantar más y empecé a sacarle la ropa. Y así perdió la virginidad, conmigo♥♥
Pensaréis que fue todo muy "sin pensarlo": pues ese mismo día empezamos a salir 
Y JUSTO AHÍ EMPEZÓ MI PERDICIÓN
EL ENORME PROBLEMA empezó a causa de él (quizás si algún día Vi llegase a leer esto se impactaría mucho jajaja).

Toda la alegría que tenía, lo contenta que estaba por tenerle al lado y el enorme cariño correspondido que compartíamos me alejó de mis propósitos. La baja autoestima que tenía se esfumó y mi bien disimulado estado depresivo desapareció. Lo que para una persona normal sería algo genial, para mí fue genial en su momento, no ahora que lo veo un poco lejano y de verdad creo que fue lo peor que me pudo pasar en cierto aspecto: toda esa alegría e ilusión que él me aportaba destruyeron mis pensamientos acerca de mi cuerpo. Me olvidé por completo de Ana, de mis problemas con la comida y de mis exigencias con mi cuerpo. Dejé de lado mis intentos frustrados de perfección y de cuentos de princesas. 
Entre otras cosas me hice daño en la rodilla y tuve que dejar de ir a fútbol, volley y al gimnasio. ¡ENGORDÉ UNOS KILOS! Pero claro, en mi estado de eterna felicidad embriagadora no podía ver en qué me estaba convirtiendo...

Y un día me acordé de este mundo. Entré al blog y sentí una sensación extraña. ¡Llegué a pensar incluso en que no necesitaba nada de esto, que estaba bien conmigo misma y eso era lo único que importaba!
Nada más lejos de la realidad. Las que llevamos aquí años sin haber conseguido casi nada sabemos que de aquí NO se sale tan fácilmente. 
Y por eso estoy hoy aquí.
Vi está de vacaciones con su familia, mientras yo me quedé Semana Santa estudiando en Madrid. Y la soledad hizo que todo esto volviese a mi mente.

Lo primero que hice fue descargarme Abzurdah y empezar a engullir páginas y páginas. Me encanta ese libro, aunque me da pena la historia de Cielo Latina. Pero lo más importante: me anima a seguir y a mantener los ojos más fijos en mi meta. 
No estoy comiendo casi nada, y lo que como es para que los compañeros del colegio no sospechen nada raro. Hoy justo tras la cena he corrido al baño a meterme los dedos en la garganta. He levantando esa válvula y he dejado que la comida saliese por mi boca igual que había entrado minutos antes. Los leves mareos, dolor de cabeza y congestión posteriores no se comparan al vacío que siento ahora mismo en mi estómago, a pesar de que Mía va en contra de mis principios. No me gusta vomitar y estoy en contra de ello, creo que comer y vomitar es muchísimo peor que directamente no comer, y sin embargo no me arrepiento. 
SOY LO PEOR.

Os quiero, princesas!
Muchos besoooooos :)

2 comentarios:

  1. Hola, por un lado es bueno que hayas pasado tu "etapa depresiva" con aquel chico, pero también tienes que tener en cuenta tu felicidad... Lo que tu crees que esta bien para ti, si Vi te hizo olvidar tus problemas con la comida y el te quiere tal como eres, no le veo ningún problema, pero eres tu la que se tiene que sentir a gusto con tu cuerpo. Si decidiste volver a bajar bien por ti. Espero que todo de resultado.
    Saludos.
    Te sigo.

    ResponderEliminar
  2. Hola linda:
    lo importante es que te diste cuenta a tiempo, no te obsesiones y no lo hagas todo de golpe, ves poco a poco porque sino te vas a agobiar y lo van aterminar notando. Que tenga una buena semana esta que comienza
    Un beso

    ResponderEliminar

Para mí, tu opinión es muy importante... ¿Me permites conocerla? :D

Datos personales

Mi foto
Tengo 21 años. Nadie que me conoce realmente sabe cuál es mi sueño ni que lucho día a día en una guerra contra mi cuerpo.